Terapia Cognitivo Conductual

por Mtra. Daniela Beguerisse Pérez Gavilán22-10-2018

Catarsis

¿Qué pasaría si...?

Si has llegado hasta aquí, probablemente ya conoces bastante sobre la ansiedad; te has preguntado muchas veces lo anterior, has leído sobre ella, sabes que es una emoción normal, útil y funcional, sabes cómo se siente, lo que te hace vulnerable a ella y lo terrible e incapacitante que puede llegar a ser cuando se sale de control.

Seguramente ha sido tu peor enemiga en los mejores momentos; te ha hecho pasar vergüenza, tristeza y miedo. Ha sido razón suficiente para no querer salir de casa, apartarte hasta de tus seres queridos, evitar ciertos lugares o situaciones. Ha logrado que te percibas como una persona temerosa, irritable y continuamente preocupada por el futuro. Has notado cómo tu cuerpo reacciona a ella; las palpitaciones, la sudoración, la sensación de falta de aire.

Puedes reconocer que te ha quitado el sueño más de una vez, a pesar de sentirte extremadamente cansado. Conoces de lo que hablo. Nadie mejor que tú puede saberlo. Eres un experto de tu propia ansiedad. Por ello mi propósito no está puesto en darte una lección teórica sobre ella. Voy a ser esa voz tranquilizadora que te hablará acerca de un tratamiento basado en la ciencia, eficaz para aprender cómo manejarla, sobre todo cuando llegas a cuestionarte si podrías seguirlo haciendo solo; y eso es lo importante, no estás solo.

Cogni… ¿qué?

La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) es un tratamiento psicológico bien establecido que ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud por su alta efectividad y duración de los cambios establecidos. Sus excelentes resultados han sido comprobados en una amplia gama de problemáticas, dentro de ellas la ansiedad. Este enfoque psicoterapéutico tiene la ventaja de ser colaborativo, esto quiere decir que, paciente y terapeuta toman un rol activo en la problemática para la solución de la misma mediante diversas técnicas, dentro y fuera del consultorio. Además, es un tratamiento a corto plazo que se orienta al alcance de objetivos específicos de manera práctica y estructurada. Se enfoca en identificar, comprender y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento que se asocian a consecuencias emocionales negativas (Asociación de ansiedad y depresión de América, 2018). De hecho, el Instituto Nacional de Salud Mental (2018) hace énfasis en el beneficio que la TCC aporta en el tratamiento de las distintas variantes de la ansiedad; como los ataques de pánico o la ansiedad generalizada.

Es probable que hayas oído antes sobre esta psicoterapia y probablemente tengas dudas sobre cómo un terapeuta cognitivo conductual trabajaría para manejar los síntomas que presentas. Y si jamás lo habías oído nombrar, la mejor forma de entenderlo es mediante un ejemplo.

Desde este enfoque partimos de una relación importante entre tres factores:

Pensamientos-Conductas-Emociones

Pero… ¿cómo se relacionan entre sí? Para respondernos esta pregunta, hagamos lo siguiente: Imagina que llegas a una reunión de la universidad o a una reunión de trabajo, te das cuenta de que los demás parecen estar vestidos de manera más elegante que tú, ¿qué pensarías?:

  1. Haré el ridículo
  2. Me han hecho una mala broma al no avisarme
  3. Estaré más cómodo que los demás

Supongamos que te identificas más con la respuesta A, ¿qué pasaría ahora que “sabes” que harás el ridículo? Probablemente te sentirías avergonzado, comenzarías a sentir el calor en la cara y algo de tensión en el cuerpo, tal vez ganas de llorar, y hasta podrías irte de la reunión. ¿Qué pasaría si te identificaste con B? Es posible que te sientas enojado, tal vez lo suficientemente molesto como para hacer un reclamo a alguien de confianza por no haberte dicho sobre la formalidad del evento. En cambio, si eres más afín a la respuesta C, seguramente te incorporarías con mayor confianza a la reunión y te sentirías más agradable, ¿entiendes ahora?

El cómo percibimos e interpretamos diversas situaciones tiene un efecto en nuestro comportamiento y en cómo nos sentimos respecto a ello. Cuando nos sentimos ansiosos, toda esa relación va en congruencia; nuestros pensamientos tienden a ser preocupantes, catastróficos y suelen lanzarse constantemente a adivinar un futuro aterrador, entonces nuestro cuerpo también responde, se alarma, se mantiene alerta, el corazón nos late más rápido y la respiración se agita, nuestros pensamientos se atropellan, sentimos miedo por todo ello y entonces… huimos.

La TCC se enfoca en que aprendas a reconocer esos pensamientos e interpretaciones erróneas de nuestras circunstancias, detonando así, respuestas emocionales y conductuales que harán que tu ansiedad se mantenga. De la misma forma, aprender que la conducta de evitación, y otras, aunque te generen alivio inmediato, también pueden crear ese ciclo vicioso, pues con esta conducta confirmamos que nuestros pensamientos tienen razón, que son ciertos, hechos irrefutables; aunque en ocasiones no son más que eso, sólo pensamientos.

“No podemos elegir nuestras circunstancias 
externas, pero siempre podemos elegir
cómo responder a ellas” - Epicteto 

Tu bienestar depende en gran medida de ti; aprende, lee, pregunta, infórmate, y actúa en pro de tu salud. No estás solo.

Mtra. Daniela Beguerisse Pérez Gavilán, Psicóloga Clínica y Terapeuta Cognitivo Conductual

Cel. 2221 13 02 93. Mail: psic.daniela.beguerisse@outlook.com