Respiración, la clave de la felicidad

por Mariana Sanche24-08-2020

Catarsis

¿Cómo puedo acceder a ella?

La presencia, nos lleva a cultivar la felicidad. 

Es posible transitar hacia un estado de presencia. La presencia es una cualidad que vamos cultivando, sin embargo, muchas veces olvidamos como estar en el presente, pareciera que se convierte en nuestra forma natural de vivir, siempre de prisa, agitados y preocupados por un futuro incierto o atormentados por los recuerdos del pasado. 

Ahora bien, recordemos aquella época en la que fuimos niños. Fue un tiempo en que supimos vivir desde nuestro presente, conectados en el aquí y en el ahora. Las emociones aparecían y desaparecían, transitando estos constantes cambios emocionales sin ser etiquetados como buenos o malos. Simplemente vivíamos en presencia. 

Lo que pretendo enfatizar aquí, es la forma en la que vamos aprendiendo a escapar del presente, vamos creciendo y se vuelve mas difícil estar en presencia pues llenamos la mente de preocupaciones o cuestionamientos que nos van sacando del momento presente. 

Lo  importante es saber que es posible re-aprender el estar presentes. 

La verdadera clave se encuentra en nuestra respiración, pues es ésta la que va marcando la calidad de nuestra vida. 

En la medida en la que hago consciencia de mi respiración, puedo llegar a experimentar una mayor profundidad en ella. Lo que me lleva a encontrarme en un estado de presencia y la presencia me lleva a la calma.

Me gustaría ahora que te detengas, haz una pausa y observa tu respiración en este momento. ¿Cómo se encuentra? ¿Te habías percatado de ella? ¿Qué pasa cuando le pones atención? ¿Algo cambia en ti? 

Hay que recordar que la respiración es nuestra fuente de vida. Cuando respiramos con conciencia estamos llenando nuestro cuerpo de energía de vida, lo llenamos de “prana”, lo que permite regular nuestro sistema nervioso y así mismo nuestras emociones. 

La clave está en respirar, en notar como respiramos, como es el flujo de mi respiración, sin querer cambiarlo, simplemente estar en presencia con la respiración. 

Cuando estamos desconectados de nosotros mismos, nuestra respiración suele ser corta y agitada, produciendo ansiedad en nuestra cotidianidad. Si prestamos atención al ritmo en el que estamos viviendo, podemos generar un cambio. Ser atentos de nuestra respiración, permite apropiarnos de ese ritmo que, en la desconexión, se agita como quiere. 

Dicho esto,  ¿porqué no haces el ejercicio ahora mismo? 

Respira con conciencia por 3 minutos. Se consciente de cómo entra y sale el aire, inhala y exhala sin perder de vista la sensación que acompaña al cuerpo. Quizás te darás cuenta que la mente tiende irse a otros lados, se escapa de la presencia, y eso esta bien, continua. Se requiere practica, ser constante para llegar cada vez más profundo en la presencia. Sin embargo, aún en 3 minutos de respiración, hasta en 1 minuto, notarás un cambio inmediato en tu estado interior. 

Recuerda bien...

Respiración corta y agitada: Vida corta y agitada

Respiración larga y profunda: Vida larga y profunda 

¡Que rico saber que está  a tu disposición en todo momento!

RESPIRA