Ansiedad en las fiestas

por Michelle Becker18-12-2018

Catarsis

Para muchos esta es la mejor época del año, sinónimo de amor, familia, regalos y felicidad, pero para otros es un mes lleno de incertidumbre, estrés y ansiedad. 

Gastar dinero que tal vez no tenemos, ver a nuestra familia que muchas veces nos hace sentir incómodos, la necesidad de tener planes todos los días y el miedo a no tenerlos o a la soledad, nos puede hacer sentir demasiado presionados y ansiosos. Incluso para algunos, el simple hecho de romper la rutina puede resultar muy estresante.

Primero que nada, deja ir la necesidad de complacer a todos. No tienes que hacer nada que te haga sentir mal. Tu eres tu prioridad #1, y cuidar tu salud mental debe ser lo más importante. 

No quieras estar en todos lados y con todo mundo. Llévatelo con calma y elige estar con la gente que te hace bien. Tu familia debe de entender que si fallas en algo es para protegerte a ti mismo. Ojo: identifica bien la razón por la que no irás, no quieras huir de los planes solo por el miedo a enfrentarlos.

Tampoco te agobies si no tienes planes, ve el lado positivo y aprovecha tu soledad para leer el libro que no habías podido, ponerte al corriente con tu serie favorita, hacer un spa casero o dedicarte a dormir todo lo que no pudiste durante el año. 

Ahora bien, siempre hay compromisos de los cuales no nos podemos librar y la época en sí puede ser demasiado, aquí te decimos algunas técnicas que puedes aplicar para sobrevivir estos días:

  • No dejes de hacer ejercicio: Son semanas de comer y beber mucho, mover tu cuerpo te ayudará a liberar las toxinas y aumentar la dopamina para sentirte mejor. En la medida de lo posible evita el exceso de alcohol. 

 

  • Medita:  Con 5 o 10 minutos al día tienes. Puedes bajar alguna app  (Calm o Buddhify son una buena opción), buscar alguna meditación guiada en YouTube o escuchar esta que nos mandó nuestra guía de meditación Mar del Cerro. 

 

  • Identifica tus disparadores o lo que te ponen ansioso: Tal vez es la tía que siempre pregunta por tu vida, el hecho de regresar a casa de tus papás o la cantidad de compromisos que tienes. Ubica bien que son y has una estrategia para sobrellevarlos. Por ejemplo: si tu agenda te estresa, anota todos los planes en un calendario. Si es un miembro de tu familia intenta no entablar conversaciones con ellos aún estando en la misma habitación que ellos. 

 

  • Practica gratitud:  Cada día anota 5 cosas por las que estás agradecido. Esto entrenará a tu mente a ver el lado positivo de todo. Parece una tarea sin sentido, pero verás el cambio en tu día a día.