Lupe García de Vinuesa

24-08-2018

Catarsis

 

Mi nombre es Lupe García de Vinuesa y en Abril del 2015 sufrí mi primer y único ataque de ansiedad. 

Después de dejar mi seguridad, trabajo y familia para emprender un viaje con mi novio por Asia sin ningún tipo de itinerario, ni fecha de vuelta, muchas emociones y miedos salieron a flote.

Teniendo muy racionalizado que este viaje retaba profundamente mis condicionamientos mas sólidos, tome la decisión consciente “ir a por ellos”, pero lo que no tome en cuenta es que las emociones reprimidas saldrían de una manera u otra. 

Pienso que era tanto el miedo que tenía, que creía que si me dejaba ser vulnerable y expresaba mi miedo, este se haría mayor. No fui consciente que estaba causando lo contrario, que ese miedo callado lo hizo todo más insoportable y mi cuerpo encontró la forma de sacarlo. Una tarde en la que empece a darle vueltas a la cabeza obsesionadamente a un tema, empece a sentir que me volvía loca, que no podía respirar, que no iba a volver a ser nada igual, todo pasaba muy lento. 

Sergio me tranquilizaba pero me agobiaba que me estuviera viendo así, el miedo me salía por cada poro de mi cuerpo. 

Gracias a Dios creo que el hecho de haber sabido previamente acerca de los ataques de pánico, me sirvió para  entender lo que me estaba pasando y logré tranquilizarme sin que pasara a mayores.

Para mi este episodio fue una alarma roja clarísima para aprender a controlar mis pensamientos, entonces casi instantáneamente me inscribí a un retiro de meditación que nos habían recomendado muchas personas a lo largo de nuestro viaje por la India. 

Este es muy famoso al rededor del mundo y se llama Vipassana. Es un retiro sin fines de lucro en el que aprendes a callar la mente a través de la respiración. Son 10 días, 11 horas meditando diario en silencio. 

Por supuesto que antes de entrar (3 semanas después de mi ataque), estaba apanicada de estar con mi mente 10 días en silencio, pero sabía que lo tenía que hacer. 

Por largo, el regalo más grande que me he dado en mi vida. Después de ese retiro encontré la paz que en mi vida había experimentado y fue ahí cuando decidí dar el brinco profesional que tanto había deseado y siempre acallaba. 

Si pudiera decir que fue lo más difícil para mi acerca de la experiencia del ataque, fue el miedo con el que me quedé a que  me pudiera volver a pasar, a perder la cabeza. 

Durante casi un año dormí con ese miedo pero poco a poco, con paciencia y confianza fui encontrando mas y más estabilidad emocional y paz.

Aquí pueden encontrar más información de la meditación Vipassana: https://www.dhamma.org/es/index

Coach de vida y desarrollo integral

https://www.lulalointegral.com/

FB: @lupe.gdv

Instagram: @lulalointegral