¿En donde esta tu atención?

27-09-2019

Catarsis

A veces buscamos respuestas complejas a preguntas simples, a veces pensamos que jamás podremos salir de algo cuando tenemos la solución en frente de nosotros.
El tener un trastorno de ansiedad me ha dejado ver mas allá de las cosas, siempre reflexionando, siempre aprendiendo y siempre conociéndome más día con día, ahora me doy cuenta de tantas cosas… el estar desesperada por sanarme me cegaba a soluciones que tenía en mis manos pero por ser tan sencillas pasaban desapercibidas.

Cuando estamos inmersos en estrés o en ansiedad, la mayoría de nuestra atención esta en eso, en nuestros síntomas, en nuestros problemas, en cuestionarnos porque nos sentimos así y cuando se nos quitará, ese era mi caso, a pesar de saber muchas técnicas para calmar mis ataques me pasaba todo el día pensando en mi ansiedad, era casi una rutina, despertar, respirar, cuestionarme, cuestionarme, presionarme, cuestionarme, dormir, despertar y de nuevo. Estaba tan enfocada en la parte mala,…y es algo que nos pasa mucho a los humanos, nos dejamos llevar por lo malo, bien decía Facundo Cabral, hay muchos mas besos que bombas, pero el ruido de las bombas es más fuerte y por eso nos quedamos con esa idea. 

Justo eso pasa cuando estamos en un proceso de ansiedad , los síntomas son fuertes, nuestros problemas parecen tan grandes que se nos empieza a olvidar que nos gusta, quienes somos, a quien queremos, etc. Me costó trabajo darme cuenta de esta gran lección, pero ahora veo que todo valió la pena, extrañamente me habían dado ataques de ansiedad y de pánico en TODOS lados, en el cine, en el antro, en el gimnasio, en mi casa, en una fiesta pero NUNCA en mi trabajo, desde hace algunos años me dedico al radio y a la televisión, y es increíble como al hacer un recuento nunca he sentido la más mínima ansiedad ahí, y ¿por que? porque mi atención esta enfocada en otro lado, en no equivocarme, en tener buena dicción, en estar derecha a cuadro, estoy tan enfocada en hacer bien mi trabajo que no tengo tiempo de pensar en mis síntomas, mis problemas y era algo que me pasaba inconscientemente porque disfruto muchísimo mi trabajo entonces combinaba dos cosas, estaba haciendo algo que me apasiona y estaba trabajando. 

A partir de ese momento empece a hacer más cosas que disfruto, sin presionarme a dejar de pensar en ansiedad si no dedicando mi tiempo a cosas que me gustan, a veces no nos sobra tiempo, a veces nos da flojera y a veces minimizamos el poder de nuestras acciones pero creo que es IMPORTANTISIMO que nos dediquemos mínimo un rato a fijar nuestra atención en cosas que disfrutamos hacer, sea cual sea la actividad, ver a un amigo, salir a correr, ver una película, bailar, saltar. 

Y es algo tan sencillo y obvio, si pasamos tiempo en ocio lo más probable es que terminemos con un ataque de ansiedad por todo lo que viene a nuestra mente, a veces ni siquiera tienen que ser ratos de ocio si no enfocarnos en el lado bueno de las cosas, a veces nos parecerá imposible pero el hecho siempre es el mismo, la carga es lo que nosotros ponemos y define todo,  es importante checar nuestras rutinas y cachar los momentos en donde estamos menos preocupados o se nos olvida que tenemos ansiedad y dedicarnos a tener una dotación de eso TODOS LOS DÍAS. 

Tan sencillo como preguntarnos todos los días ¿en donde esta mi atención?